19 razones por las que me duelen los dientes de repente

19 razones por las que me duelen los dientes de repente 2

Si actualmente sufre un dolor de muelas inesperado, probablemente sepa que se trata de un problema común. De hecho, más de la mitad de los adultos han sufrido un dolor de muelas en los últimos seis meses. Esto no es sorprendente, ya que alrededor del 92% de los estadounidenses de entre 40 y 50 años han padecido la enfermedad periodontal en algún momento de su vida (según informa la Asociación Dental Americana). El sesenta por ciento de las personas sigue teniendo dolor de muelas cada año.

Te duelen los dientes y no sabes por qué. Podría ser una caries, un diente astillado o una infección: Es posible que tu dentista pueda tratar el problema de inmediato. O puede que no. La buena noticia es que la mayoría de las cosas que causan molestias en los dientes no suelen requerir una visita al dentista.

Motivos de dolor en los dientes

1. La rutina diaria

A veces, aunque no te sientas estresado, puedes rechinar y apretar los dientes mientras duermes. Esto puede ocurrir si tienes un trastorno del sueño, una mordida torcida o si rechinas los dientes mientras duermes. Pide a tu dentista que te ponga un protector nocturno si el daño causado por apretar y rechinar los dientes te causa dolor por la mañana.

El bruxismo es una afección que se caracteriza por apretar y rechinar los dientes durante el sueño. Para algunos, la afección comienza como una pequeña molestia antes de convertirse en problemas crónicos con sensibilidad dental o incluso dolor. Un estudio sobre el bruxismo y el sueño publicado en el New England Journal of Medicine sugiere que esta afección podría estar causada por la apnea del sueño, es decir, cuando se deja de respirar mientras se duerme. La apnea del sueño se caracteriza por períodos de interrupción de la respiración que pueden causar bruxismo.

2. Exposición al calor y/o al frío

La sensibilidad dental está causada por lo que comes y bebes. Cuando ciertos alimentos y bebidas se calientan demasiado o se enfrían demasiado, los dientes se sienten repentinamente calientes o fríos, respectivamente.

3. Apretones y estrés

Apretar los dientes cuando se está enfadado o concentrado puede ser un signo de estrés. También puede ser un indicio de que los dientes flojos y desalineados pueden ser parte del problema. Un gran remedio para la mala salud dental es utilizar productos de cuidado bucal únicos, como la pasta de dientes y el enjuague bucal, que promueven una boca sana.

4. Exceso de enjuagues bucales

Hacer buches con un enjuague bucal varias veces al día puede proporcionarte una limpieza profunda. Pero podría dañar tus dientes si el enjuague contiene demasiado ácido. Algunos enjuagues tienen ácidos que pueden corroer la dentina de tus dientes, que es el tejido blando del interior de los mismos. Si entras en contacto con una sustancia fuerte o comes alimentos ácidos, ese daño podría provocar problemas dentales.

5. Su alimentación es demasiado ácida

Los alimentos ácidos pueden afectar a los dientes y al esmalte. Los peores infractores son los caramelos duros hechos con azúcar, los cítricos, el café, la cerveza de raíz, los refrescos y los cigarrillos de caramelo.

6. Absceso

Presta atención a estas señales de advertencia de que algo va mal en tu diente. Un absceso dental está causado por la acumulación de bacterias alrededor de la raíz de un diente. Lo más habitual es que sea el resultado de una caries o de una pulpitis mal tratada; si no se trata, la pulpa infectada empieza a intentar drenarse a través de la punta de la raíz del diente. Esta herida abierta puede causar un dolor extremo cada vez que se mastica o se golpea o percute.

7. Recesión de las encías

Las encías son los músculos que rodean los dientes. A medida que envejece, estos músculos se vuelven más débiles, delgados y frágiles, mientras que los dientes comienzan a desgastarse. Esta condición, llamada recesión de las encías, es un problema común en ambos lados de la boca. Las encías también se retraen si comes demasiado caliente o picante (como chiles o cebollas) o si tienes una mala higiene dental.

Esto puede ser un signo de enfermedad de las encías. Así que asegúrate de que tu dentista te atienda si tus encías parecen más largas o tienen pus, llagas en la boca, mal aliento o sangrado. Para asegurarte de que tu salud bucodental va por buen camino, es importante que visites a tu dentista con regularidad. Las visitas regulares se recomiendan para la prevención de la enfermedad de las encías, la caries dental y el cáncer oral.

Todo el mundo tiene su peor pesadilla. Algunas son más grandes que otras, y algunas son más comunes que otras. Para los que temen las caries, la recesión de las encías es la que sigue apareciendo en las pesadillas. La realidad es que la recesión de las encías es real y puede ser muy dolorosa. Reducir el azúcar en tu dieta y usar el hilo dental con regularidad te ayudará, pero cuida tus dientes como un profesional e invierte en un blanqueamiento dental para devolverles su mejor aspecto.

8. La mandíbula está atascada

Oh-oh. Tu articulación temporomandibular está desajustada y estás experimentando los síntomas de la ATM. ¿Qué puedes hacer para asegurarte de que no deje de funcionar? Si alguna parte de tu ATM no funciona, puede causar toda una serie de efectos secundarios. Los síntomas pueden incluir dolor en la boca o incluso dolores de cabeza o migrañas.

9. Erosión del esmalte (dentina)

Si usted tiene dientes sensibles, la condición se conoce como "hipersensibilidad de la dentina", que puede ser causada por muchas cosas diferentes. Sin embargo, sus dientes se sienten mientras que usted puede ser afectado por su dieta, técnica de cepillado, la genética, y muchos otros factores.

Las bacterias que viven en la boca pueden ser difíciles de eliminar. Se alimentan del azúcar y de lo que comes y bebes. El resultado es la placa, que provoca caries y enfermedades de las encías.

10. Deportes y formación

Los estudios han demostrado que el entrenamiento de resistencia puede provocar caries. Tras una larga sesión de entrenamiento, la boca produce más saliva, lo que acaba modificando la fricción entre los dientes y el esmalte. También se ha comprobado que el ejercicio intenso provoca una mayor producción de saliva, lo que provoca alteraciones en la salud dental.

11. Embarazo

Todos los padres saben lo importante que es cuidar los dientes ahora, para mantenerlos sanos tanto antes como después del parto. El cepillado y el uso del hilo dental son esenciales ahora que estás a punto de ser madre. Acude al dentista tan pronto como puedas para que te haga revisiones y limpiezas, y asegúrate de evitar alimentos o bebidas que puedan dañar tus dientes mientras estés embarazada.

12. Vomitas mucho

El reflujo ácido puede dañar el esmalte de tus dientes. Si vomita lo suficiente, puede incluso dañar sus dientes. El reflujo ácido es una dolencia común en mujeres embarazadas, alcohólicos crónicos y bulímicos. Otra cosa negativa de vomitar es que te hace oler mal y te salen caries. No merece la pena.

13. Caries dental (cavidad)

Las caries son causadas por la acumulación de bacterias en la boca. Pueden permanecer en el diente y no causar síntomas. Es importante señalar que los dientes con caries avanzadas suelen sentirse bien, aparte de una ligera sensación de cosquilleo en la zona. El dolor suele indicar una infección o un absceso dental. Si cree que tiene un absceso, debe acudir a su dentista lo antes posible.

Aunque la caries suele ser indolora al principio, puede provocar problemas más graves como la sensibilidad. En esta etapa, la caries ha progresado casi hasta la mitad del diente.

14. Diente agrietado o coronas

Sufre un fuerte dolor de muelas causado por un diente roto. El dolor que padece puede deberse a la rotura de un diente o una corona. Si su diente está dañado, su dentista puede repararlo. Su dentista puede recomendarle un tratamiento de conductos o una corona. Estos tratamientos harán que el dolor y la sensibilidad desaparezcan, y podrás volver a masticar y morder normalmente.

Es posible que tenga una pequeña grieta en su diente que es algo incómoda pero casi invisible a la vista. Un higienista dental con experiencia puede detectar esta fractura y trabajar para que no le duela. Un higienista dental experimentado sabe exactamente cómo ayudarle a evitar que los pequeños problemas se conviertan en grandes.

15. Infección de los senos paranasales

El dolor de muelas es una señal de que tus senos paranasales están irritados y, por tanto, infectados. La causa fundamental es probablemente una infección, por lo que es mejor que acudas a un dentista lo antes posible si sospechas que puedes tener una infección de los senos paranasales. También es posible que tengas una enfermedad subyacente, como la artritis, que te esté causando dolor de muelas.

16. Procedimientos dentales

Si te acaban de hacer un empaste o cualquier otro tipo de trabajo, es posible que al principio te sientas un poco sensible. Es perfectamente normal. Al fin y al cabo, mucha gente experimenta un aumento de la sensibilidad después de una visita al dentista, lo que se conoce como "hipersensibilidad post-tratamiento". Aunque esta sensación puede durar hasta dos semanas, normalmente se disipa poco después.

17. Dientes sensibles

La sensibilidad es cuando uno de sus dientes se siente irritado por el aire frío, los líquidos o ciertos alimentos. Esta molestia se produce cuando sus dientes están expuestos a estos estímulos ambientales. Si ves que la sensibilidad sólo se produce en una zona, debes acudir a un dentista para averiguar qué es lo que te irrita.

Una raíz dental expuesta es una receta para la sensibilidad dental. Dado que los dientes sólo están cubiertos por una fina capa de esmalte y cemento, lo único que queda es la dentina expuesta. Este tejido es susceptible de sufrir daños, lo que provoca sensibilidad dental, especialmente en los niños. Cuando las encías se retraen debido a una enfermedad de las encías o a un cepillado intenso, la dentina expuesta también queda al descubierto, lo que provoca sensibilidad dental.

18. Has aclarado tu sonrisa con productos de blanqueamiento dental

Utiliza los productos blanqueadores con cuidado. Las tiras blanqueadoras, la pasta de dientes, los geles y otros productos blanqueadores pueden provocar sensibilidad en los dientes. Si los usas, no te sorprendas si tus dientes se vuelven sensibles a los pocos días de usarlos. También puede deberse a algún otro problema de salud subyacente, como la inflamación de las encías o una infección.

Sus encías pueden sentirse irritadas durante todo el proceso de blanqueamiento.

19. No bebes suficiente agua

El flúor tiene una gran cantidad de beneficios para los dientes y el cuerpo en general. No sólo ayuda a limpiar los dientes, sino que también reduce el riesgo de caries, la pérdida de dientes, la gingivitis y la descomposición de los huesos. Los estudios han demostrado que el flúor puede incluso aumentar la inteligencia de los niños.

Cuándo acudir al médico

Si no se ha sometido a una limpieza dental profesional en el último año, debería hacerlo cuanto antes. Las limpiezas dentales regulares reducen la caries y minimizan las caries.

Además, pide una cita con tu dentista si tienes dolor. Si se trata de algo más que el habitual dolor de muelas (aunque sólo sea un dolor de muelas), pide una cita con el dentista lo antes posible. Las citas con el dentista pueden incluir limpiezas de dientes, blanqueamiento dental u otros tratamientos sencillos. Tu dentista puede recomendarte un tratamiento para aliviar las molestias y sentar las bases para una buena salud bucodental de por vida.

Su dentista también podrá determinar si necesita un procedimiento correctivo, como la extracción de un diente o un empaste para su dolor. No sólo podrá identificar los problemas que necesitan ser tratados, sino que también podrá decirle qué dientes necesitan ser tratados y cuándo.

Hay algunos síntomas que nunca debes ignorar. Si nota alguno de los siguientes síntomas, acuda al médico inmediatamente:

  • dolor de muelas que dura más de 48 horas
  • dolor punzante o agudo que no cede
  • migraña o dolor de cabeza de trueno que se extiende a los dientes
  • fiebre que parece coincidir con su dolor de muelas

Conclusión:

¿Le duele un diente? Tal vez sufra de periodontitis o tenga un dolor de muelas por ello. La periodontitis es una inflamación de las encías que puede provocar la pérdida de los dientes. El dolor de muelas puede estar causado por algunas enfermedades transmisibles y puede estar asociado a la caries, a la gingivitis o a la simple irritación de las encías.

Si notas un cambio repentino e inexplicable en tus dientes, como pequeños huecos en los dientes o un fuerte dolor al comer, es el momento de acudir al dentista. Los dientes que causan dolor deben ser examinados por un profesional para descartar posibilidades más graves.

Deja un comentario

es_ESEspañol